Es importante tener en cuenta las recomendaciones del fabricante. Si está escrito en la caja que el objeto no es adecuado para un niño menor de 36 meses …¡es por una razón! Aunque su hijo sea precoz y avanzado para su edad, ¡es mejor no correr ningún riesgo! En Canadá, todos los fabricantes de juguetes deben cumplir una serie de normas establecidas por el Ministerio de Salud de Canadá. Estas normas cubren, entre otras cosas, los materiales utilizados, la resistencia, la inflamabilidad, etc. También hay juguetes caseros que no pasan las “pruebas” del Ministerio de Salud de Canadá. Si decide comprar uno, es su deber examinar el juguete de arriba a abajo para asegurarse de que es seguro para su hijo y apropiado para su edad.