El artículo L. 431-1 del Código de la Circulación exige que el conductor y el pasajero de todos los vehículos motorizados de dos ruedas (y quads) lleven un casco homologado. Este artículo fue modificado el 15 de enero de 2006 en el Diario Oficial (decreto número 2006-46 de 13 de enero de 2006) y ahora especifica que el casco debe “llevarse y sujetarse correctamente”. La ley especifica que un conductor que contravenga estas disposiciones está privado de tres puntos en su permiso de conducir y que su vehículo puede ser inmovilizado, de acuerdo con las disposiciones L 325-1 a L 325-3 del mismo Código de Circulación, además de la multa de cuarta clase de 135 euros. Esta penalización se aplica, por supuesto, en caso de que el casco no se use, pero también en caso de que se use incorrectamente: si se usa incorrectamente (sólo se coloca en la parte superior del cráneo), si no se sujeta (la barbiquillera no se cierra), si no está aprobado (ECE 22-04 ó 05), si no tiene las cuatro pegatinas retrorreflectantes o si es visiblemente demasiado grande. Además, en caso de accidente, el motociclista sin casco será responsable del seguro, lo que dará lugar a una reducción de la indemnización por lesiones. Esta reducción de la indemnización también puede aplicarse a un pasajero sin casco.