En el exterior, su jacuzzi está expuesto a los elementos y a los cambios de temperatura. Para preservar la calidad del agua y de su equipo durante el mayor tiempo posible, es importante mantenerla correctamente. Empezando por para ser equipado con una cubierta o un sistema de cobertura que debe ser usado después de cada baño. Tan pronto como se instale, también será necesario instalar un sistema de filtración eficiente (generalmente suministrado con el balneario), y desinfectar regularmente el agua (con bromo o cloro) y mantener su pH con productos especializados. Por último, puntual pero regularmente, es necesario limpiar a fondo el jacuzzi, desde el tanque hasta la línea de agua, incluyendo el filtro y el equipo técnico. A diario, no olvides tomar una ducha al aire libre antes de cada baño para evitar contaminar el agua.